“Medea furiosa”, Eugene Delacroix ¿Por qué versionó sucesivamente esta obra?

Hace dos semanas fui a visitar Barcelona y aproveché mi estancia para ver la exposición: Delacroix (1798-1863) que se mostraba en CaixaForum con la colaboración del Museo de Louvre

La exposición era magnífica, muy representativa de la obra de Delacroix y muy bien organizada. Entre todas las obras me llamó la atención una en concreto, “Medea Furiosa”, sobre todo el hecho de que hiciese dos versiones, muy separadas temporalmente (1838 y 1862) y que fuesen tan “iguales”. Si bien se notan matices diferenciadores entre ambas obras, yo no vi nada que justificase el hecho de repetir una obra. Me entró muchísima curiosidad por saber el  motivo del autor para versionar su obra.

1862

Medea Furiosa

1838

Describo brevemente el cuadro original, fechado en 1838. El lienzo ilustra un momento de la historia de Medea, (personaje mitológico sacado de la obra de Eurípides), en la que la protagonista está a punto de asesinar a sus propios hijos en venganza por el abandono y la traición de Jasón. La obra causó sensación en el Salón de París de 1838. Era la primera obra de gran escala representando un tema de la mitología griega que hacía Delacroix. El cuadro fue inmediatamente comprado por el estado en 4000 francos y llevado, en contra de la voluntad de Delacroix que habría preferido Luxemburgo, al museo de Bellas Artes de Lille donde todavía se encuentra. Hay otras versiones posteriores y bocetos magníficos de Delacroix, a quién este tema parece que le conmovió.

Eugen Delacroix empieza a pensar en el mito de Medea en 1824, cuando escribe en su diario: “Medea me ocupa”. Desde los 26 años  hasta los 64 años, la edad que tenia cuando murió, Delacroix realizó multitud de bocetos y estudios, corrigió litografías, estuvo, en suma, enormemente interesado en este mito griego en concreto.

El cuadro original está fechado en 1838.

Hacia el final de su vida, el pintor realizó tres nuevas versiones. Una en 1859 que, según consta, se encontraba expuesta en Berlín, siendo destruida durante la Segunda Guerra Mundial; y otras dos tres años más tarde, poco antes de su muerte.

Gracias al diario que Delacroix escribió, sabemos que  se ponía en duda constantemente y eso se ve en su pintura. Cree no tener la solución para ella y por eso a veces deja sus creaciones en bocetos. Especulando un poco pienso que quizás su afán de encontrar la perfección en una obra que le obsesionaba tanto como Medea, sea la respuesta al por qué la repitió tanto. Supongo que quería que fuera perfecta. La última versión la realizó  en 1862, un año antes de su muerte. A pesar de estar enfermo y que pintar le suponía un gran esfuerzo, volvió a intentarlo.

¿Quedó a final satisfecho? Espero que sí. La propia satisfacción debería ser su justa recompensa por tanto empeño, dedicación y sobre todo pasión.

Volveré a escribir sobre Medea (en la sección “Historia detrás del cuadro”) y os enseñaré los diferentes bocetos y cuadros de los que he encontrado foto. También intentaré conseguir el diario de Delacroix para conocer un poco mejor a este gran pintor. Su vida y obra merece la pena prestarle un poco de atención. Durante toda su vida estuvo buscando (y encontró) su inspiración.

2 comentarios el ““Medea furiosa”, Eugene Delacroix ¿Por qué versionó sucesivamente esta obra?

  1. Hola May!!! Tu blog me parece genial, la estructura es buenísima y está muy bien explicado para los que no conocemos casi nada de arte… Seré un visitante asiduo….saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s